BEMPOWER

infocom

  • Gestión eficiente y automatizada del gasto energético

    Una herramienta que permite controlar, auditar y analizar automáticamente y de manera centralizada la partida del gasto energético –facturas eléctricas y de gas- en instalaciones multipunto.




Para la gestión del gasto energético es necesario actuar en áreas como:

  • La detección de errores de facturación y aseguramiento de las condiciones contractuales pactadas.
  • El control centralizado del inventario de contratos, contadores y elementos consumidores.
  • La gestión de la relación con las comercializadoras.
  • Comprobación automática de diferentes ofertas aplicadas al consumo real de la organización.
  • El análisis del uso y consumo de parámetros excedidos o mal utilizados.
  • El conocimiento del reparto del gasto por centros de coste o procesos de negocio, entre otros.

Un retorno de la inversión
inmediato y tangible

¿Qué hay detrás de la factura de la
luz de su empresa?

Un mercado muy complejo

Bempower consigue de forma automatizada:

Con nuestra solución BEMPOWER es posible controlar, auditar y analizar automáticamente y de manera centralizada la partida del gasto energético -facturas eléctricas y de gas- en instalaciones multipunto.


  • Controlar de forma centralizada el inventario de contratos, contadores y elementos consumidores


  • Gestionar la relación con las comercializadoras


  • Comprobar automáticamente diferentes ofertas aplicadas a consumo real de la organización

Un ahorro económico que puede llegar al 20%, gracias a la identificación de oportunidades de mejora, medidas de eficiencia energético y obtención de información veraz y rigurosa para la optimización de la contratación.


  • Detectar errores de facturación y asegurar las condiciones contractuales pactadas


  • Conocimiento del reparto del gasto por centros de coste o procesos de negocio


  • Analizar el uso y consumo de parámetros mal utilizados

Soporte al cumplimiento de gran parte de la normativa europea relativa a la eficiencia energética, en lo referente a las auditorías energéticas, que son obligatorias desde diciembre de 2015.